sábado, 31 de diciembre de 2011

¡Feliz 2012!

FELICIDADES A TODOS Y A TODAS... EL AÑO 2012 SERÁ MUY ESPECIAL. SEGURO.

EBRAVOR.

Photobucket

miércoles, 28 de diciembre de 2011

"Una misión delicada", un relato de Jacques Fiston

El amigo Joan Carles nos proporciona un relato escrito hace un tiempo por su íntimo colega Jacques Fiston, con el Capitán Trueno y sus amigos como motivo principal... Utilizando un habitual recurso editorial de la fenecida Editorial Bruguera, Fiston encabeza su historia con una denominación muy familiar para los más veteranos lectores del héroe, sobre todo en estas fiestas en las que estamos inmersos... Que la disfrutéis.

JACQUES FISTON




EXTRA DE NAVIDAD

EN
¡UNA MISIÓN DELICADA!



Un relato de   “EL CAPITÁN TRUENO”, basado en los personajes creados por VÍCTOR MORA.






Grandes gotas de sudor resbalaban por la frente del Capitán Trueno mientras su  semblante reflejaba la gran tensión a la que estaba siendo sometido.

Estaba solo; nadie podía ayudarlo para enfrentarse a una de las situaciones más difíciles de su azarosa existencia

Se encontraba cara a cara con su sino. No podía echarse atrás ante aquel reto. Todo dependía de sí mismo.

¿Conseguiría salir adelante?

¿Lograría superar la formidable prueba que los caprichos del destino le habían deparado?

La situación era extremadamente compleja, pues se trataba de llevar a buen término...


¡UNA MISIÓN DELICADA!

1

Solamente el crepitar de los troncos que ardían en la gran chimenea rompía el silencio que dominaba la amplia y bien iluminada sala.

 Los pasos del Capitán resonaban por toda la estancia mientras sentía cómo los acelerados latidos de su corazón repiqueteaban en sus oídos.

Giró la cabeza hacia un lado y a otro: estaba... ¡solo!

Comprendió entonces que nadie podía ayudarlo en tan ardua tarea.

Debía enfrentarse a la dura realidad.

Llenó de aire sus pulmones valorando todas las posibilidades, intentando encontrar una solución. No había alternativa posible. Todo estaba en sus manos.
Notó como  el sudor llenaba su frente. Volvió a respirar profundamente y armándose de valor, tomó la única decisión posible.

-          Debo hacerlo.

“Hola. Dejad que me presente. Me llamo Ragnar, y ese que está sudando tanto es mi papá. Está intentando cambiarme los pañales, y por lo que parece le está dando bastante trabajo. Como no lo hace muy a menudo, le cuesta un poco.

Mi papá se llama Capitán Trueno, y es un hombre muy fuerte y muy valiente; y aunque a él no le gusta que lo digan, es un gran guerrero. Yo lo sé porque  según he oído decir, cuando nací, mi papá se peleó con unos señores malos que querían hacernos daño a mi mamá y a mí.

También sé que es muy fuerte porque tiene unas manos grandes. Pero por lo que veo no le sirven mucho para cambiarme el pañal.

¡Ja, ja, ja! Me está haciendo cosquillas.”

-          ¡Maldita sea! – Blasfemó el Capitán, aunque luego sintió haberlo hecho delante del niño -  ¿Qué le pasa ahora? – se quejó cuando el bebé se movió bruscamente – ¡Precisamente cuando ya casi había terminado...!

“Anda, tiene que volver a empezar. Pues mientras se pelea con mis pañales sigo con lo que os estaba contando. Os decía que mi papá es un gran guerrero y que a menudo tiene que pelearse con otros señores porque quieren hacer lo que les da la gana sin respetar nada ni a nadie.
Pero cuando está conmigo, es muy amable y cariñoso. Cuando me coge en brazos me siento seguro y tranquilo. Noto su fuerza, pero no me hace daño. Me dice cosas amables y pone una cara... me mira y le brillan los ojos. ¿Por qué será?
A veces se va con sus amigos durante unos días. Según he oído decir es porque alguien necesita ayuda y mi papá va corriendo porque le gusta ayudar a los demás. (y también porque no sabe estarse quieto)

Cuando esto sucede, el castillo está triste y aburrido. Yo... lo echo mucho de menos. Me siento muy feliz cuando está aquí conmigo. Es mi papá. ¿no?

¡Uy! ¡Me ha pellizcado!”

-          ¡Oh! ¿Qué sucede ahora? – el Capitán se llevó la mano a la coronilla y resopló con fuerza - ¡Lo siento, hijo! Pero si no te movieras tanto... ¡sería mucho más fácil!

“Bueno, parece que le cuesta, pero creo que finalmente lo logrará.

 Cuando yo sea mayor quiero parecerme a mi papá. Es el mejor papá del mundo.

¡Huy! Me parece que viene alguien. Y esa fragancia...”


La puerta se abrió

-          ¡Muy bien! Parece que lo estás logrando – se escuchó una agradable voz  por detrás del Capitán.

La reina de Thule y madre de Ragnar se acercó a la cuna. El pequeñuelo la reconoció de inmediato.


-          ¡Sigrid! Por fin has llegado – respondió aliviado el Capitán - Nunca pensé que fuera tan difícil. Si por lo menos se estuviera quieto...

-          ¡¡Guééé!!

“ ¡¡Es mi mamá!!”

El capitán se apartó a un lado. Sigrid acercó su rostro al del bebé haciéndole una carantoña. Éste alzó sus tiernas manos hacia ella.

-          ¡Tranquilo Ragnar!. Deja que papá acabe de ponerte los pañales – le susurró dulcemente a su hijo, mirando de reojo a un abrumado Trueno mientras disimulaba una burlona sonrisa.

-          ¡Bien! Volvamos a empezar – manifestó el Capitán resignadamente.

“Es mi mamá. Se llama Sigrid y es una mamá maravillosa. Siempre me sonríe y me dice cosas agradables y cariñosas. Cuando estoy con ella noto una sensación muy agradable de felicidad. Eso sí: cuando yo protesto se pone muy seria y me riñe. No lo entiendo, porque luego me coge y se pone a jugar conmigo. Me acaricia, me habla suavemente, me cuenta historias y me hace cosquillas.”

-          No lo aprietes tanto, que luego estará incómodo y se pondrá a llorar – aclaró Sigrid, señalando el lazo que el Capitán estaba haciendo para sujetar el pañal.

-          Pero es que, si no lo sujeto con fuerza se le va a caer y luego tendremos un “percance”

“Mi mamá manda mucho. Es la reina, y todos la respetan. Trabaja todo el día, siempre está reunida con unos señores muy serios...  pero ella siempre sonríe, aunque a veces se pone muy seria, se enfada y los riñe. ¡Igualito que a mi!

Cuando me sacan a pasear por las aldeas vecinas, todas las gentes salen a saludarnos y se acercan para verme. Muchas veces, mi mamá deja sus ocupaciones para estar un ratito conmigo, de paseo, y también la saludan con mucho cariño. Y mi mamá siempre tiene palabras agradables para todos ellos. Al ver sus caras, hago como mi mamá, les sonrío y se ponen muy contentos, ¿por qué será? No entiendo mucho qué quieren decir cuando me llaman príncipe.¡ Me llamo Ragnar!”

-          Bueno, parece que ya está – comentó Trueno exteriorizando gran satisfacción – Creí que no lo lograría nunca...
-          ¡No cantes victoria tan pronto! – replicó Sigrid en tono divertido – Ahora tienes que vestirlo.
-           Pero... – trató de protestar el capitán.
-          Nada de peros – cortó tajante Sigrid – ¡No pretenderás llevar al pequeño medio desnudo al Gran Salón!.

El Capitán aceptó, aunque a regañadientes, y se puso manos a la obra, bajo la atenta mirada de su amada.

“He oído decir que me pusieron ese bonito nombre en memoria de mi abuelo. Bueno, en realidad no lo era, pero sí que lo era...¡Huy! Creo que me estoy haciendo un lío.
 ¡Como mi papá! ¡Que me está poniendo el vestido al revés!”

Sigrid apenas podía contener la risa. Y el Capitán trueno ya no sabía qué cara poner.


“¡Me siento tan feliz cuando están los dos conmigo!” Aunque a veces me pongo triste cuando mi papá se va con sus amigos, ya lo dije antes. Mi mamá también se pone triste. Hay momentos que se pasa horas en las almenas del castillo mirando el horizonte, esperando con anhelo su regreso. Entonces me mira, y se le humedecen los ojos.”

A veces me quedo con el aya Klundia. Algunos dicen que es una bruja. Debe de serlo porque cuando no puedo dormirme dice unas palabras mágicas, canta una canción, y enseguida me entra un sueño... Creo que mi mamá también es  un poco bruja, pues cuando estoy con ella me siento tan bien...”

-          Bien cariño. Parece que por fin lo has conseguido... – concluyó. Sigrid con una gran sonrisa en los labios.

Trueno cogió en brazos al pequeño. Miró a su amada con ojos de ternura, que sonreía profusamente y que estaba exultante de belleza, se acercó a ella y la besó en los labios.

“¡Uy!, ¡Se están besando!”

Los tres salieron de la estancia dirigiéndose hacia la sala contigua. Trueno seguía con su hijo en brazos. Allí se encontraba Crispín que había regresado unas horas antes de pasar unos días junto  con su gran amiga Birgit.

-          ¡Caramba Capitán! – dijo el joven en un tono divertido – Observo que has salido airoso de tu “misión”.
-          ¡No te rías muchacho! – sonrió Trueno – Ha sido sin duda una de las más difíciles. – prosiguió, mientras se ayudaba de su dedo índice, agitándolo una y otra vez, manifestando la dureza de la prueba -  ¡Este arrapiezo no sabe estarse quieto...! – Entonces lo miró con dulzura y lo acunó en sus brazos.

“¡Es Crispín!. Uno de los amigos de mi papá. En realidad, es más que un amigo. Dicen que perdió a sus papás cuando era muy pequeño, y el mío, entonces, se hizo cargo de él. Así que es como si fuera mi hermano mayor. También lo quiero mucho. Es muy divertido y cuando está conmigo siempre me cuenta historias fantásticas de príncipes y caballeros.”

-          ¡Hola pequeño! – saludó Crispín al niñito, pasando un dedo por la diminuta nariz del bebé – Hoy tengo muchas cosas que contarte.

Ragnar arrugó la nariz.

“¡ Pero aquí falta alguien!.¿Dónde está el otro amigo de mis papás?”

El Capitán miró alrededor de la sala.

-          ¿Buscas a alguien? – inquirió Sigrid.
-          Si buscas a Goliath – respondió Crispín - dijo que iba a echarle un vistazo a las cocinas para asegurarse de que todo estaba en orden. Debe de haberse quedado allí.

Un potente vozarrón se dejó oír a lo lejos.

-          ¡Esta vez te has equivocado muchacho! Aunque debo confesar que he estado tentado de hacerlo.

“¡Ahí está!. Ese es Goliath. Es como el hermano de mi papá. Se han salvado la vida el uno al otro varias veces. La primera vez que lo vi me dio miedo; es tan grandote... y como tiene ese ojo tan raro... me asustó. Pero aunque sea un poco feo, tiene un gran corazón (y un gran estómago...). Parece muy bruto, pero cuando me coge en brazos es tierno y amable.”

Los cinco se dirigieron hacia el Gran Salón. Estaba lleno de gente, y profusamente adornado. Se habían reunido todos los amigos cercanos a la corte para celebrar las tradicionales fiestas del solsticio de invierno. Para tan especial ocasión habían acudido el príncipe Gundar y su esposa Zaida. Con sus hijos, Ingrid y Leiff.

Cuando el Capitán, Sigrid, Crispín, Goliath y Ragnar entraron, los presentes prorrumpieron en grandes vítores.

“Ésta es mi familia. Juntos han pasado un montón de aventuras y, seguramente les quedan todavía muchas por vivir. Ahora estaré también con ellos. Tendré que hacerme mayor pronto...

¡ Hasta pronto amigos del foro! Y de parte de todos nosotros, os deseo que paséis unas muy Felices Fiestas.”




FIN



                                                                          Joan Carles Franquet
                                                                           Teià, novembre de 2006

Con la colaboración especial de
Luís Antonio Ródenas

lunes, 26 de diciembre de 2011

¡POR UN 2012 MEJOR!



Desde el Blog EL SONIDO DEL TRUENO, deseamos a todos SALUD, PROSPERIDAD, RÍOS DE AMISTAD Y AMOR. Que todos juntos encontremos las fuerzas para hacer un MUNDO MEJOR.

¡Feliz año 2012!

domingo, 25 de diciembre de 2011

Felicitaciones (y 6)

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS LOS TRUENÓFILOS!

Última imagen facilitada por el amigo Goyo, truenófilo y coleccionista... Espero que os guste.

sábado, 24 de diciembre de 2011

¡FELIZ NAVIDAD 2011!!


¡FELIZ NAVIDAD 2011 Y QUE 2012 NOS DEVUELVA AL CAPITÁN TRUENO DE SIEMPRE!!

UN FUERTE ABRAZO A TODOS.


EBRAVOR

PD: Gracias por prestarme tus dibujos, Joan Boix.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Felicitaciones 5

En vísperas de Nochebuena, os adjuntamos una nueva felicitación proporcionada por Goyo. La ilustración, como no podía ser de otro modo, es de Ambrós, por si quedaba alguna duda :D.


jueves, 22 de diciembre de 2011

Felicitaciones 4

De nuevo una gran ilustración del creador gráfico de Trueno, Ambrós... Se ve algo difuminada, pero lo que cuenta es la intención.

Gracias, Goyo.

martes, 20 de diciembre de 2011

FELICITACIÓN DE JOAN BOIX


Nuestro amigo Joan Boix, nos envía su felicitación navideña:

Mi deseo de PAZ y PROSPERIDAD para este Nuevo Año 2012 que ya tenemos encima!.
Largos éxitos para vuestro Blog del "Capi".
Un cordial abrazo,

Joan

PD: Podéis visitar su blog en:
http://joanboix-art.blogspot.com/

lunes, 19 de diciembre de 2011

domingo, 18 de diciembre de 2011

Felicitaciones 2

Bueno, en realidad es de nuevo la anterior, aunque con una ligera modificación.

Un aporte de José Gregorio Jiménez:

sábado, 17 de diciembre de 2011

Felicitaciones 1

Empezamos hoy una breve relación de postales y felicitaciones navideñas con nuestros queridos héroes como motivo principal de todas ellas.

Es una indudable e interesante aportación del amigo José Gregorio Jiménez.

Ésta es la primera:

viernes, 16 de diciembre de 2011

AVISO IMPORTANTE

AMIGOS Y AMIGAS:

Por razones que ignoramos, algunas imágenes que se han ido subiendo a este Blog, se han "evaporado". Han desaparecido. La Informática es un mundo misterioso, en el que, quizá también habiten los fantasmas. Es nuestro propósito ir restaurando cada entrada con su imagen correspondiente. Nos llevará tiempo. El mar del Disco Duro es inmenso y será árduo localizar los pecios hundidos. Pero... ¡por el Gran Batracio Verde!, volveremos victoriosos o perecemos en el intento. Dadnos tiempo y valor...

Gracias

¡Sus y a ellos!

La Redacción del Sonido del Trueno

martes, 13 de diciembre de 2011

¡A sangre y fuego!

Interesantísimo artículo del amigo y miembro del foro "El Capitán Trueno y sus amigos" Donato Santiago García, en el que hace un repaso detallado a un gran número de publicaciones que han ostentado tan característico título, emblemático por otra parte para todo truenófilo que se precie, por razones que huelga decir.

Pinchando sobre la imagen podréis disfrutar del mismo:

domingo, 11 de diciembre de 2011

El Capitán Trueno se enamoró en Ossa

Artículo del periódico "La Verdad", de Albacete, donde se hace un repaso exhaustivo de los exteriores utilizados para el rodaje de la malograda película "El Capitán Trueno y el Santo Grial", haciendo especial hincapié en las características del paisaje en el que se rodó la escena romántica del Capitán y Sigrid.

Pinchando en la imagen tendréis acceso al enlace:

jueves, 8 de diciembre de 2011

PÓSTER EN SEPIA




Volveremos al inicio. Porque el inicio fue grandioso. Y porque, en este caso, cualquier tiempo pasado, sí fue mejor. Infinitamente mejor. El póster recoge los personajes principales de las primeras aventuras del Capitán Trueno.

martes, 6 de diciembre de 2011

El James Bond de Bruguera

En las postrimerías de 1984, una ya moribunda Editorial Bruguera encauza la que puede ser su última iniciativa seria en el reducido pero no por ello poco competitivo mercado español de comics, tebeos y revistas, con objeto de mantener en el mismo el mísero hueco que aún le queda por aquel entonces. La preeminencia casi total de Planeta, que bajo su sello Forum publica un número cada vez mayor de colecciones de superhéroes Marvel, la incipiente Ediciones Zinco, que lanza unas primeras series realmente interesantes del Universo DC, y la aún presencia de las denominadas revistas para adultos (Cimoc, Zona 84,…), obligan a Bruguera, ya sumida en terribles problemas económicos, a gastar unos postreros y desesperados cartuchos que permitan atraer de nuevo el interés de un lector que, a excepción de personajes fetiche como Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y derivados, de modo casi definitivo le ha dado la espalda.


Así, a finales de ese año Bruguera irrumpe en el mercado con una nueva línea de tebeos que con el título genérico de “Comics Bruguera” pretende aportar su granito de arena, imperioso por otra parte para la editorial, en un formato que cada vez goza de más favor entre el público afín a esas publicaciones (sobre todo el más joven): el comic-book, o dicho de otro modo, el tebeo que consta de un número determinado de páginas dedicadas en exclusiva (o casi) a un solo personaje.

La editorial edita en principio cinco títulos que abarcan casi todos los géneros preferentes –o al menos consideran sus responsables que lo son- en ese momento entre los lectores: “Manos, Guerrero Indómito” (espada y brujería), “Buffalo Bill” (western), “Jan Europa” (fantástico), “Tex Norton” (acción ) y “Alucine” (suspense y terror).

Estos cómics, a excepción de “Jan Europa”, procedían de la editorial alemana Bastei Verlag, que suministraba el material a Bruguera a través de agencia, aunque frecuentemente las historias que contenían eran complementadas con otras procedentes del fondo de la malograda editorial barcelonesa; originalmente publicadas en blanco y negro, Bruguera las manipuló en su edición española haciendo uso de su nefasto sistema mecánico de color, lo cual no hizo otra cosa que empobrecer aún más la ya de por sí escasísima calidad de estos tebeos.

“Jan Europa” sí fue una aportación de la propia Bruguera. Se trataba de una creación del historietista Edmond para la revista “Mortadelo” en 1979 y que la editorial recuperó para esta nueva línea de cómics. En 2009 Glénat lo rescató del olvido a través de una nueva, íntegra y cuidada (pero también criticada) edición en blanco y negro y tapa dura.

La periodicidad de estos comics varió en función de la supuesta popularidad que debían alcanzar entre los lectores. De este modo, se le dio a “Manos”, un pastiche descaradísimo de Conan (llegando incluso sus autores a copiar literalmente viñetas de la versión de John Buscema del cimmerio), periodicidad semanal, por eso de estar en boga la espada y brujería; “Alucine”, “Tex Norton” y “Buffalo Bill” fueron quincenales, y “Jan Europa” mensual.

Lo más destacable de estos cómics, mediocres en líneas generales, fueron sin lugar a dudas las portadas, en la mayoría de las cuales tuvo mucho que ver el buen hacer del portadista oficial de la casa, Antonio Bernal, quien imprimió su talento en unas publicaciones a las que el lector se sentía irremediablemente atraído… Las cubiertas de “Manos”, “Alucine” y “Buffalo Bill” principalmente, fueron el verdadero acicate de unos tebeos cuyo contenido estaba a años luz de aquellas.

La duración de estas colecciones no fue muy prolongada. La evidente mediocridad de estas, pero sobre todo los mencionados problemas económicos de Bruguera, la cual con casi total seguridad padecería serias dificultades para conseguir los originales, provocó la cancelación de todas ellas de modo casi simultáneo; “Buffalo Bill”, “Alucine” y “Tex Norton” concluyeron en el número 11, en marzo de 1985. “Jan Europa” lo haría en el 10, un mes más tarde, y “Manos” cerraba también en abril en el número 23.

En mi caso particular, sólo las series de “Manos” y “Buffalo Bill” me inspiraron un cierto seguimiento… En aquellos tiempos el personaje de Conan estaba presente de un modo más o menos constante en mis lecturas, de modo que la curiosidad por esta copia tan innegable del cimmerio resultaba más que evidente , y el comprar un tebeo de “Buffalo Bill” suponía asimismo una acción del todo lógica, dada mi sempiterna afición al “western”.

Sin embargo, este frustrado pero curioso experimento de Bruguera aspiraría unos meses después de dar inicio, y antes de su definitiva cancelación, a una tímida expansión a través de un personaje muy conocido en casi todo el mundo y que por aquel entonces ya ejercía sobre el autor de estas líneas una considerable fascinación: James Bond, y fue precisamente en un tebeo de Bruguera de “Buffalo Bill” donde descubrí el lanzamiento de la serie dedicada al mismo.

Tras el disfrute en cine en 1983 de “Nunca digas nunca jamás”, protagonizada por Sean Connery –y curiosamente siendo una película “no oficial” de Bond- se puede decir que el agente secreto más famoso del mundo se asentó de modo definitivo entre mis personajes favoritos… Es por ello que, cuando vi en la contraportada de aquel ejemplar de “Buffalo Bill” (casi con toda seguridad el número 7, “Misión secreta”) la inclusión de un título dedicado a James Bond al lado de las otras cinco series de “Comics Bruguera”, no pude reprimir una gran alegría, hasta el punto de que podría afirmar categóricamente que aquel nuevo tebeo de James Bond se convirtió por aquel entonces en uno de los más deseados, si no el que más, de encontrar por aquel chaval de 12 años que ya empezaba a coleccionar comics más o menos en serio.

Lo cierto es que me volví loco buscando por todo Cádiz la susodicha colección, pero no hubo manera de hallarla desde sus inicios… Al final, conseguí el número 3 en una pequeña y escondida librería no muy lejos del que era mi domicilio –y que yo visitaba frecuentemente, dicho sea de paso- y paradójicamente, el número anterior lo adquirí unos meses más tarde en una estación de autobuses de Huelva. Por supuesto, ignoraba (la verdad es que lo he ignorado hasta hace bien poco) que la colección de Bond tan sólo se compuso de tres números.

En el caso concreto de Bond, su efímera colección (titulada “James Bond 007”) se nutrió de materiales procedentes de una editorial escandinava, Semic. Las historias, al igual que en los títulos mencionados con anterioridad, se publicaron originalmente en blanco y negro, dotándolas los talleres gráficos de Bruguera de un color mecánico realmente horrible –como horrible y mecánica fue igualmente la rotulación-, y tal como sucedió también con algunas de las series parejas a esta, las peripecias de Bond se complementaron con breves historias rescatadas del fondo de Bruguera y relacionadas con el género de espionaje.

Lo cierto es que, de las tres aventuras publicadas, ninguna merece una mención especial; el común denominador de todas ellas es una mediocridad insalvable que, de no ser por la identidad del protagonista, seguramente ahora estarían sumidas en el más puro ostracismo. La serie contó con unos autores prácticamente desconocidos en nuestro país: Sverre Arnes y Jack Sutter a los guiones y Ramón Escolano y Julio Bosch (este algo más famoso) a los lápices. Las portadas contaron, por suerte, con el buen hacer de Antonio Bernal, y es del todo irrefutable que son lo más destacado de la brevísima colección.

En las tres historias es justo reconocer que los autores se esforzaron por trasladar el entorno y ambiente, tan característicos en las películas del personaje, al papel, pero es evidente también que no lo consiguen, y al final la colección no pasa de ser una curiosa pero nada valiosa aportación al particular universo del héroe.

Como antes he mencionado, el primer número que cayó en mis manos de “James Bond 007” fue precisamente el último, titulado “Juicio Final”. Es curioso, pero es quizás el ejemplar más notable del terceto, tanto por una temática algo más próxima a lo que las películas de James Bond nos tiene acostumbrados, con un guión muchísimo más inspirado que el de las dos historias precedentes, como por el dibujo, donde Julio Bosch nos concede una versión gráfica de Bond mucho más próxima a la cinematográfica –sobre todo a la de Sean Connery- que la plasmada por Ramón Escolano, cuyo dibujo, en determinados momentos, es de un patetismo increíble, como patéticos, torpes y mal resolutivos son igualmente los guiones que acompañan los trazos de Escolano… Unas historias en suma que se leen, dado el desinterés que muestran, con suma rapidez y se olvidan con una rapidez aún mayor.

El cierre prácticamente paralelo de las series que englobaban “Comics Bruguera, Segunda Época” afectó de igual manera a “James Bond 007”, a pesar de dar comienzo unos meses más tarde que las otras. Es evidente que se trató de una decisión eminentemente empresarial y forzada por las circunstancias, puesto que con sólo tres ejemplares en el mercado era aún muy precipitado el dictaminar de un modo positivo o negativo las ventas de la colección. Sea como fuere, lo cierto es que “James Bond 007”, a pesar de su negligente factura y fugaz duración, nos trajo a este medio llamado cómic, por el que ya muchos estábamos irremisiblemente atrapados (y otros tantos desde mucho tiempo antes), al singular y siempre fascinante agente británico… Un James Bond que ya pugnaba en 1985 por un lugar destacado entre mis preferencias cinematográficas –estaba a punto de llegar “Panorama para matar”- y que una efímera colección de Bruguera quizás ayudó a consolidar.

P.D.: Muchas gracias a la base de datos de Tebeosfera, sin cuya imprescindible contribución no hubiera sido posible la elaboración de este “post”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...